El Dúo Linfoma

Alrededores del hospital. Un día cualquiera a las  10. 30 de la mañana.

Como cada jornada de trabajo, Facundo viste sus mejores galas que consisten en: un pantalón color chocolate ligeramente descolorido por los lavados, unos zapatos de cuero desgastados del trote cotidiano, camisa azul, chaleco con detalles geométricos y un sombrero panamá perteneciente a su abuelo.

Matías, en cambio, es un hombre práctico al que la apariencia y demás cuestiones estéticas le interesan una mierda. Y eso se refleja en su atuendo diario: pantalón de chándal, remera de Conaprole y zapatillas deportivas. 

Con paso firme se adentran por la puerta principal. Ana, la secretaria, les saluda con alegría. Salta del mostrador y se funde en un abrazo con el dúo.

– Hoy está a reventar.

Suben por las escaleras con dificultad. Sin nervios, para ellos es habitual. Decenas de hipsters se agolpan a los lados para saludarles, tocarles y pedirles un autógrafo. Uno de ellos cae por la barandilla del sexto piso y a nadie parece importarle. Facundo se deja querer. Matías no.

Consiguen entrar en el lugar de la actuación, la sala de espera de oncología. Su público, seis pacientes blanquecinos y sus familias. Hay que estar bien jodido para poder asistir al espectáculo. Mientras sacan sus instrumentos, el gerente del hospital, un hombre con cara de lagartija miope y traje, les presenta.

– Como ya sabrán, muchos han tratado de contratar a estos músicos para tocar en bodas y comuniones. En fiestas de alto standing y en parrilladas. Incluso han rechazado una invitación del presidente para tocar en su casa. Pero ellos sólo tocan para los próximos muertos. Con ustedes, el Dúo Linfoma (Bramidos en el exterior. En el interior, aplausos tímidos y congoja.) El gerente y las familias salen de la sala. No es espectáculo para vivos.

El bandoneón comienza a sonar. El clarinete silba a su vez. No es una melodía alegre, más bien, roza el patetismo. Tras los primeros acordes, la Muerte aparece detrás de los músicos y sonríe.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s