Reciclaje

Soplan tiempos de cambio,

aromas de un nuevo mundo.

Todo es más pequeño

y sin embargo

más caro.

El polvo de las casas

se  conjuga con perfumes cítricos.

Las ojeras del trabajo

se vuelven oro líquido.

Nacemos, buscamos empleo y morimos.

El mundo cambia a nuestros ojos.

Pero, a la vez, se mantiene,

inmutable,

frente a los vaivenes del sistema.

Piezas de un engranaje

cíclico,

imperturbable.

Sin dados de azar

que escriban el Destino,

ni dioses ante las desgracias

enmudecidos.

Un misterio no asumido

sino desvelado.

La única verdad.

Que de la mujer nace el hombre

y ella a sí misma se teje,

haciendo y deshaciendo errores

en un eterno reciclaje.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s