Cuando se agotan las palabras

Voces.

Ronroneos.

Gritos.

Alaridos.

Cuando se agotan las palabras

ya no queda nada.

Ni tormentas ni paraísos,

un limbo injusto,

aburrido,

descafeinado,

vacío.

Los gritos dan paso al silencio,

la pasión a la indiferencia

y las caricias

a la impotencia.

Cuando no queda nada por hablar,

se agotan las palabras.

Los susurros,

las voces,

los gritos,

desaparecen.

Reina la nada.

Cuando se agotan las palabras,

la relación fracasa.

Pierde el amor

y la soledad gana.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s